Archivo de la categoría: Las 5 cosas…

Los niños: sabios y maestros de piel suave

Los niños hablan y muchos adultos no les escuchan creyendo que son seres inferiores. Muchos niños hablan y no son escuchados porque hay adultos que creen que lo que hablan son delicadezas que no vale la pena prestar atención. Los niños hablan, y muchas veces quedan frustrados porque hay adultos que ni voltean a mirar.

Los niños son maestros, vienen con la pureza del “otro lado”; vienen con la limpieza del mundo original. Hablan sabiduría y solo preguntan para entender el nuevo mundo que se les presenta. Los niños, son niños en lenguaje pero son seres sin edad, almas inmortales, almas con una historia que olvidaron al ser bautizados por la sangra del útero de la mujer.

Los niños son grandes, los pequeños somos los adultos; nos vamos encojiendo al pasar de los pies por la línea del tiempo.

Cinco cosas para disfrutar de un niño:

  1. Su manera de percibir lo desconocido.
  2. Sus preguntas.
  3. Sus carcajadas.
  4. Sus dibujos.
  5. Su piel.

Anuncios

La teta política

Cuando caminamos las calles de nuestros barrios, pueblos y ciudades, estamos afirmando que somos seres políticos. No solo el que vota lo es, también el que se sube a transporte público, incluso privado; cada vez que una lámpara nos alumbra; cada vez que pagamos un peso.

Ad portas de las próximas elecciones, la teta política nos ofrece diferentes “leches”:

  1. Sanas, aunque con algunas bacterias que no hacen mayor cosa -Eso cree uno-.
  2. Vinagres, perjudiciales para la salud pública.
  3. Cortadas, debido a la carga de corrupción de quien ordeña.
  4. Puras. Esas no las hay. Es puro nihilismo.
  5. Pasteurizadas. Luego del proceso de transformación que ha venido ocurriendo al interior de muchos políticos que ven en el ser, algo más alto que el dinero.

La teta política nos ofrece, pues, leche para todas las bocas. De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza”, Salmo 8:2a.

¿De qué leche se alimentaron Rómulo y Remo? ¿De cuál tú? / Política no es sinónimo de Candidato.

Aquí ¿qué?

¡Ayúdame! Hagamos composiciones que inicien con “Aquí”.

  1. Aquí roban, y los demás se hacen los bobos.
  2. Aquí prestan sin fiador.
  3. Aquí lo mataron, lo velaron y lo olvidaron.
  4. “Aquí vino, pero se fue y no dijo más”.
  5. “Aquí fue que se sentó y le vieron todo”.

Las tuyas…

Aporte de Franciso Gómez París:

  • “Aquí… se ordeña todos los días”.
  • “Aquí… no se pescó nada”.

Exposición de bibicletas antiguas

Esta semana en el cuarto piso del Centro Comercial Mayorca, al sur del Valle de Aburrá, se podrá ver una exposición de bicicletas como las que ven en la imagen. Además de l a exposición, algunas de las ciclas están a la orden para los coleccionistas con precios que oscilan entre $1.000.000 y $1.600.000.

Del conjunto de las bicicletas, 14 pertenecen a Antonio Narváez, quien colecciona desde hace 25 años. Narváez las compra, repara, restaura y hasta las modifica, luego las vende a los amantes del tema.

Sé que a muchos lectores de Antioquia les gustará esta exhibición, estará abierta hasta el domingo 27 de marzo.

Borrachos sin verguenzas

Cinco borrachos sin verguenza:

  1. Los que llegan y violan a su propia mujer.
  2. Los que manejan en dicho estado.
  3. Los que le pegan a su mujer.
  4. Los que amanecen tirados en el piso.
  5. Los que se emborracharon de gotereros.

De Alberto Mejía Vélez, colaborador

6.  Los que piden y no pagan.
7. Los que “conejean” a las muchachas “alegres”.
8. Los que pagan con billetes falsos.
9. Los que llegan a casa y besan a la empleada.
10. Los que dicen después de vomitar: esta es la última rasca.
11. Los que se orinan delante de los niños.
12. Los que les da por ser cantantes de ópera.
13. Los que se enredan en un taburete y piden perdón.
14. Los que están con la esposa y después le entregan un billete de 50 mil y lo peor…sí ésta lo guarda entre las medias.
Quedan muchas más bellezas de los borrachitos, pero me da pena con los alcohólicos anónimos…hip…hip.

La intimidad de lo cotidiano

Íntimo y familiar es la cotidianidad que particulariza a cada hogar o que, cuando es común a muchas casas, nos hace semejantes en los muchos quehaceres:

  • Que la arepa se le queme a la que le estaba “poniendo cuidado”, es familiar y un error íntimo.
  • Que la cama quede destendida porque no nos quedó tiempo de hacerla, es familiar y no quisiéramos que los demás se enteraran de semejante descuido.
  • Que las camisetas blancas, en la zona que corresponde a las axilas esté rota o tenga la dureza producida por el desodorante, es algo íntimo y vergonzoso cuando otro lo descubre.
  • La cantidad de información que contiene la bolsa de la basura, es algo íntimamente familiar y no debería ser descubierto por los recicladores ni por nadie más, excepto, por el antropólogo que haga de ella su objeto de estudio. Aún así es una violación.
  • Que el papel higiénico se haya acabado en el momento en que el usuario lo necesitaba, es algo íntimo y familiar, cuyo auxilio debería pedirse en voz baja.