Archivo de la categoría: Diálogos caseros

¡Bendita, cómo está de prendida esa mayami!

– ¡Ay! Cecilia, querida ¡cómo tenés esa mayami de bonita!
* Esa fue la que me dites vos el año pasado.
– ¡Ah! No jodás ¿Esa fue la que te di el cogollito aquel?
* Ajá. Esa es. Y mirá como prendió de bonita.
– ¡Noh! Es questá hermosa.
* Oites, ¿y el orégano que te traje qué?
– Ese no pegó, bendita. Es que aquí el sol pega muy duro.
* ¡Ay, qué pesar! Oítes ¿y el difunto Tulio se te volvió a aparecer en sueños?
– Nada. Desde que me dio el 2448, que no lo jugué ese día, no volvió.
* ¡Ay, qué pesar! Por boba que no lo jugates esa vez.
– ¡Ah! Estaba sin cinco, mija.

Anuncios

¿Empelotándose en internés?

– Danaé, venga hágamel favor.
* ¿Señora?
– ¿Qué usted anda empelotándose en esos internés?
* ¡Oiganaesta! ¿Quién le dijo?
– Fabián.
* ¡Óigala pues! Ya usté le va a creer a todo el mundo lo que le digan.
– ¿Y entonces de dónde sacó Fabián esa foto pa’l aviso del salón de belleza?
* ¡Oigan a mi mamá! Pues la sacaría de internet ¿Tengo que ser yo, pues?
– ¡Eh! Pero qué tan raro que justamente encontró la más parecida a usté, y con la misma nalga.
* ¡Óigala pues!
– Cuidaíto, Danaé, la veo yo en internés porque ahí sí llamo a su papá y le cuento todo lo que le tengo guardao.
* ¡Venaesta! ¡Quién le dijo que ese señor es mi papá!
– Desagradecida, qué él le dio de todo y vea usté como le paga.
* ¡Demalas! Yo acaso le pedí que me diera cosas…

Lo único que dan en promoción: cocas plásticas

– ¿Jairo, me acompaña “aléxito”, questán en realización?
+ ¿Y qué están realizando?
– Pues, que están en promoción, ¡Ay, usted me entiende!
+ ¿Y qué va a comprar?
– Unas coquitas questán dando con los bonos
+ ¡Más cocas, Raquel ¡Bendita! ¿Y pa’ qué querés más cocas? tenés cocas hasta para las goteras, por dios! ¡No jodás!
– Entre más viejo más amarrao.
+ Raquel, mija, pero ni siquiera has usado las que compraste del año pasado.
– Pero es que están rebajadas, las tienen en promoción, y ahí se ahorra unos pesos.
+ ¿Ahorra? Vos si caes redondita en esas trampas. ¡Ay, mija!
– ¡Tranquilo! Mañana verá donde lleva el almuerzo, pere y verá.

Cocas: vasijas plásticas.

Un agente de tránsito…

– ¡Papeles, por favor!
* ¿Y usted quién es?
– El Tránsito.
* No, en serio ¿quién es usted?
– El Tránsito, caballero. Me permite los papeles.
* Jajaja ¡Muy charro!
– ¿Qué le parece charro al señor?
* Jajajaj, todo, usted, su chaqueta.
– ¿Le parezco muy charrito, pues?
* Jajajaj, es que ni le sale el sombreo con la chaqueta.
– ¿Al Señorrr le parece que no estoy a la moda?
* ¿Viejo, usted cuida los carros o qué? No tengo tiempo para bromas, ahora le doy cualquier monedita.

Comparendo en proceso… (en talonario para rifas)

+ Mijo ¿cómo le fue hoy?
– Turistas de mierd%, no sé cuál es la vaina con mi uniforme.
+ ¿Otra vez pasandose por tránsito? ¿Mijo, usted por qué no consulta? De verdad, no me haga pasar verguenzas.

Foto: Daniel Palacio Tamayo

De parecidos y otros chismes

– ¡Igualito a Jairo!
* ¿Y, Jairo no se operó de aquello, pues!
– ¿Sí? ¡No jodás!
* ¡Ay! Mija, es que después de 16 hijos, descarado si no se opera.
– Pero aquí entre nos, ese no es hijo de Jairo.
* ¿Cierto que no? Yo no te decía nada por prudencia, es que yo no le sacaba el parecido.
– Eso es un embuchado que no ha soltado Yolanda. Donde se entere Jairo la acaba.
* ¿Y entonces de quién es?
– ¿No se imagina? ¿A quién le ve parecido?
* ¿A don Alfonso, el de la dentistería?
– Pa’ que vea.
* Pero si tiene 90 años.
– Pero con mucha plata y ya tiene heredero.
* ¡Ay! Yolanda. ¡Sinvergüenza!
– Sinvergüenza no, inteligente.

¿Gordas? Cuestión de percepción

* Lola, mirá ese espejo ahí puesto, ¡tan charro! ¿No?
– Vení mirémonos a ver cómo estamos.
* ¿Cómo estamos? Pues gordas, ¿o es que te parece que estamos muy flacas?
– Pues no sé vos, pero yo no me siento gorda. Yo estoy “al pelo” ¡oigan!
* ¿Yo soy la marrana, pues? ¡Ven a esta!
– Pues usted es a que está diciendo que está gorda, yo no.
* ¡Tan boba, mija! Esperame vos, yo me arreglo estas naguas, que las tengo al revés.
– Dejá de ser mañé, querida ¿cómo que vos con naguas a esta altura de la vida?
* Es que hoy me encuentro con Antonio, y quiero vérmele bien pispa.
– ¡Oigan a esta! Con eso lo espantás de una. Eso es como decirle que no querés nada.
* ¿Será?
– ¡Avemaría!
* ¡Yo me veo muy bien! Envidia
– ¡Hum!