Archivo de la categoría: Artesanías

Benditas las manos tejedoras de cultura

Hoy, las bolsas mandan la parada, lastimosamente. Antes, los huevos se cargaban en canasta de mimbre; el mercado; y las empanadas del señor que pasaba gritando por calles y avenidas en tierras calientes. Aborrajados, buñuelos y pasteles de pollo se vendían bajo el papel kraft de una canasta de gran tamaño.

Los nocheros, las sillas, las cajoneras y los revisteros, eran de mimbre, artesanía de producto natural. Hoy, los polímeros están a la orden del día en “promociones y rebajas”. La manufactura con sentido ecológico y cultural va siendo desplazada en nuestras tierras productoras, mientras que en países lejanos es valorado lo que ni el mismo pueblo colombiano valora.

La vida bendiga las manos de los artesanos, manufactureros y artistas que transforman la materia para poner en ella, un sentido cultural profundo. Sean bendecidas las manos de quien hace cultura, conocimiento vivo. Sean benditas las manos de quien compra producto hecho con paciencia e ineficiencia.

Anuncios

International 1972, carrocería Blue Bird


International 1972
Colección de Enrique Delgado
Carrocería Blue Bird
Universal de Transportes, Bogotá
Escala 1:20

Les presento parte de la colección de Enrique Delgado, residente en Bogotá, quien adquirió estas obras de Germán Espitia, hacedor. Disfrutemos y inflémonos de envidia ante tal tesoro. Una palabras de Enrique Delgado:

Estos modelos que ven los colecciono mas no los fabrico. El hacedor de estas réplicas es el señor Germán Espitia, en Bogotá. Algunos Buses Históricos de Bogotá

Esta colección de buses la inicié hace tres años, debido al acelerado proceso de chatarrización de esos modelos como parte del plan de nuevas troncales de TransMilenio, y de la implementación del nuevo sistema de transporte en Bogotá. Así que, una manera de documentar la historia del transporte, fue iniciar esta colección con los buses y busetas más representativos. Todos son de la Universal de Transportes, la más grande de la ciudad y la que históricamente tiene los vehículos mejor arreglados.

Cada bus tiene los colores de acuerdo con la época desde 1966 hasta 1998, (colores de la empresa, servicio metropolitano, servicio TSS, servicio ejecutivo, servicio intermedio, servicio corriente) y están hechos sobre modelos reales que encontramos junto con Don Germán. Igual con los de Expreso Bolivariano. En el caso del bus de turismo, ese el bus que servía como ruta de mi colegio hasta séptimo grado.

Por otro lado, los Tonka los colecciono desde 1979 cuando tenía dos años y otros los fui consiguiendo en el Mercado de las Pulgas en Bogotá y por Ebay.

Bolivariano del 76

Bolivariano del 78

Dodge del 72

Portada de Salento, Quindío

La Maizena, el café, la cajetilla de Marlboro traída desde Panamá, la chocolatera con su cacaíto caliente, la máquina de moler -amiga de mis mañanas-, el café, el machete, el gato que mira y se soba en tu pierna como excitado… Son los portales de cada región, cada una con sus propias características. La mercancía está en oferta, y la seguridad del pueblo también, que confía a puerta cerrada en que después de almuerzo los insumos a la venta estarán ahí.

Salento, Quindío.

La vida, como una colcha de retazos

Solo se necesita un metro de tierra, una gallina y una almohada para ser feliz. Solo se necesita una vaca, un arbusto de moras y un sembrado de lechuga para ser feliz. Solo se necesita una cocina, un cuarto con ventana y un piso de tierra para ser feliz. Solo se necesita tres lápices de color, una hoja y el silencio para ser feliz. Solo se necesita un riachuelo, una cascada y un pájaro a lo lejos para ser feliz.

Solo se necesita un conejo, un alar y ver llover para ser feliz. Solo se necesita unas ramas de cilantro, un trigal y un cafeto para ser feliz. Solo se necesita un árbol, el viento y el sol para ser feliz. Solo se necesita bien-decir a otro, abrazarlo y sonreír para ser feliz. Solo se necesita cerrar los ojos, soltarnos al universo y ver qué nos dicen los sueños para ser feliz.

Un universo personal, cuántico, iluminado; hecho de nosotros mismos, como una colcha de retazos: sencilla, variopinta, humilde, rica, colorida, colaborativa.

Colcha de retazos en Usaquén, Bogotá.

Del renacimiento

El nacimiento ocurre cada vez que nos reinventamos o entramos en un nuevo periodo personal o se vive una transformación alquímica en nuestra mente y nuestra consciencia despierta y se vuelve más sensible a las leyes de la naturaleza, leyes de un universo elegante.

Dicha alquimia transforma nuestra sombra en energía poderosa que nos impulsa a continuar y que se convierte en creatividad, poderosa energía que nos mueve a imaginar y crear. El nacimiento, el del ser, o el renacimiento; ocurre en cualquier estadio de la vida, y es cuando el barro, la carne, el polvo se vuelve ser, comunidad, red de vida, consciencia.

Barro quemado de Ráquira

El cuento prohibido de los 3 cerditos

No, no se los voy a contar. Lo que sé, es que no era tan sano como se creía. Los que intentaban entrar a la choza no eran 3 cerdos, eran 2. El tercer cerdo no era tal, era ella, es decir, una cerda. Y los que intentaban entrar tenían cierto antojo que no les cuento aquí por respeto a los lectores. Lo del lobo era un simple distractor para que los pequeños ni se asomaran a tal antro. Lo demás ¡es puro cuento!

Foto: Ráquira.

La profunda soledad de 'Reina'

El paro fulminante se llevó las pocas carnes que le quedaban a doña Araminta. La anciana era un arrume de huesos. Lo que nunca menguó, fue la especial ternura con que trataba a  ‘Reina’, su perra por ocho años. ‘Reina’ no pudo con la pena y se petrificó, se convirtió en masa de yeso con cristales de cuarzo, roca ignea y nada de agua. Dicen, no me consta, que de vez en cuando la ven parpadeando y salir lágrimas de cuarzo de sus ojos.

Foto: Ráquira.