Ella, es María. – Ráquira

Cuando asoma la multitud de arrugas, naturales por el tiempo, el hombre deja de ver lo externo para enfocarse en la verdadera iluminación: el ser. No el cuerpo, ese delineado por las curvas simples del hombre, o las sinuosas y alegres de la mujer; se trata del Ser, el verdadero, el intangible. Así, dejamos de ver lo ilusorio, lo perecedero, lo vacuo; para ver lo eterno del hombre, aquello que luego se hace uno con el Eterno.

Esta, es María. Quizás ignora que es bella, quizás alguna vez anheló ser como alguna vecina; ser más robusta o más delgada; quizás no. Aun así, María desea verse bella -y lo es-, desea pasar por este espacio con huella de una estética vaporosa. Hermosa. En su intimidad, en la de sus pensamientos, María debe tener un acervo de recuerdos, de sueños aún sin realizar; o quizás de paz, tranquilidad y espera.

Ella es María, de Ráquira.

La periodista y analista de tendencis, Beatriz Arango, del blog Qué me pongo, nos tiene una exaltación al atuendo de María…

“Un estilo detenido en el tiempo, de forma sutil. Que sabe que una dama no sale de casa sin su sombrero y que las medias veladas en color piel son indispensables.
Ah, y tal vez sin saberlo, María lleva una de las tendencias más deseadas hoy: el look masculino.
¿Cómo? Con su sombrero estilo Fedora en color oscuro y textura pesada, que remata con una pluma. Y con sus zapatos estilo mocasín, decididamente masculinos.

La clave para lucir este tipo de atuendos también la lleva María: sorprender con nuestros toques femeninos, y ella los luce en sus aretes, el collar pequeño y el color llamativo de su vestido-abrigo de falda de tablas.
Me gusta María: se ve orgullosa de su atuendo y nos recuerda que la moda, las verdaderas tendencias, nacen y se expresan en la calle, de las grandes metrópolis o de Ráquira”.

7 comentarios en “Ella, es María. – Ráquira”

  1. Que lindo y saber que se nos pasa el tiempo preocupándonos de como nos vemos ahora, sabiendo que tarde o temprano vamos a ganar unas cuantas arrugas y que es la ley natural del cuerpo.
    Que bueno seria mirarnos al espejo cada día y darle gracias a Dios por lo que estamos viendo.

  2. En el mes del Reinado de Cartagena presenta usted maese una de las bellas candidatas de las boyacas tierras, le falto mayor información sobre sus datos personales y logros femeninos, así estos solo se cuenten en hijos, nietos y biznietos, y hasta maridos.. le faltaron también nuevas poses y medidas, y por que no, alguna declaración sabia sobre la humanidad y sus debilidades, que muy seguramente no se enreda en las confusiones de hombre con hombre, mujer con mujer, etc. que ahora son heredad y patrimonio de “culicagadas” ligeras de neuronas y hasta de cascos… faltan otras candidatas de iguales virtudes e inconfesables nombres ya que muchas de estas abuelas patricias fueron acristianadas con el santoral del Almanaque Bristol.
    Presente ahora maese las candidatas de Antioquia, las de los barrios de Medallo….y mientras tanto invite a sus lectores a que aporten candidatas de otros lares

  3. En este mes de fiestas y Reinado Nacional de Belleza, hace bien maese de traer a sus lectores esta especial dama de boyacas tierras; sin embargo le falto dejarnos mayores datos de la belleza, su lugar de nacimiento y algunas medidas de sus atributos así se midan en el número de hijos, nietos y bisnietos y por que no en el de maridos.. falto también alguna declaración o cita, de pronto más sabia y profunda que la de aquella “culicagada” paisa que nos trataba de explicar aquello de “hombre, con hombre, mujer con mujer…” , no sobra maese Carlos otras poses y perfiles para que la agraciada nos deje ver su silueta eso si sin meternos en las holguras de su “chingue”.
    Puede esta publicación en el mes de los reinados ser el principio de ver tambien otras competidoras al cetro nacional o locales; puede entonces Munera, como buen hredero del Campo de Montiel convocar a los lectores a que envíen nuevas candidatas para juzgar su porte y distinción

  4. Vuelvo, para decirte que me encanta.
    Hay algo en su actitud, en sus manos, en su ropa.
    Me gusta mucho lo que dice Beatriz.
    Qué cierto regocijo que no sé explicar me regalaste hoy con estas imágenes.
    Un abrazo.

  5. Vea hombre qué tan fregadita ésta María. Entró en los vericuetos de la moda y ella tan tranquila. En el mes cargado de reinas, hace su aparición y le dicen qué es, la más linda y ni se inmuta. “Pa’ que”, es chusquísima la “condenada”.
    En el rostro lleno de arrugas, está el marco de toda una vida dedicada a cumplir con el trazado marcado por las obligaciones, que queman su piel al unísono con el barro. Manos fuertes que se han deslizado a través del tiempo en amasar la tierra, refugio de añoranzas de su ancestros y a acariciar tiernamente a quienes han brotado de su vientre o a brindarlas abiertas al que llega sin avisar a sus dominios.
    De la mirada escrutadora parece salir la pregunta: ¿Será bueno ese cambullón de personas que nos llegan y traen otras culturas, para la paz conventual de nuestro diario vivir? ¿Será qué sí? ¿O sé irá con ellos, hasta el último vestigio?
    María, ¡debes seguir reinando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s